Acusan al abuelo y un primo del chico encontrado muerto en un pozo

El conmovedor caso del niño Héctor Adrián Mansilla, de 5 años, hallado muerto en un pozo en San Bernardo, habría sido esclarecido por la Justicia. Pero las pesquisas, a cargo del fiscal Sergio Ríos, abrieron puertas de una historia familiar espeluznante con un abuelo apresado.


Ni bien conocida la situación por el Fiscal Ríos en la mañana del sábado, éste, junto con el Gabinete Científico y Forense se concentraron en el hecho para descartar un posible asesinato; pero descubrieron una faceta inesperada, el niño encontrado en un pozo y que falleció por asfixia por inmersión denotaba signos de abuso sexual.
Esto obligó a retomar la investigación de manera amplia, intentando reunir la mayor cantidad de aportes y testimonios; inclusive el doctor Ríos estuvo presente en las exequias del niño insistiendo en conseguir información que le diera la punta del hilo investigativo.
Tal insistencia, y de no tener en principio ninguna pista probable que se pueda seguir, cambió con el aporte de un vecino, que señaló a uno de los primos de la víctima, de15 años, y algunas conductas que hicieron que se lo entrevistara a fondo. Logrando así visualizar patologías que finalmente derivaron en la altísima probabilidad de sindicarlo como el autor del abuso, no así de la muerte, que sigue siendo una incógnita.
Héctor Adrián Mansilla murió ahogado y no se advierten signos de violencia, siquiera haberse golpeado al tropezar con el borde del pozo donde lo hallaron. Pero su cuerpo contó la historia oscura que envuelve a su familia y que se traslada, aún, a 15 o más años antes que el mismo naciera.

El dolor por su muerte quebró el cántaro de silencio que contenía su madre. Con el ánimo de no dejar que se expanda el tiempo para poder identificar al autor, el Fiscal y un equipo de trabajo dedicaron la jornada a la investigación, surgiendo de tales entrevistas que sería el propio primo el autor del abuso.
La otra puerta inesperada, fue la que se abrió con el quiebre de una de las integrantes de la familia, que acusó al abuelo, Conrado Clavero, de 66 años, de abusar de varias menores desde hace muchos años, las que podrían ser nietas, como parte del ensamble familiar.
Incluso, habría abusado de este chico de 15 años que, a su vez, es abusador, y de quien vecinos comentaron sobre conductas sexuales. De inmediato, se ordenó su detención de Cravero.

El Fiscal subrayó las características del acusado, descubriendo que pesa sobre él una denuncia por abuso en la ciudad de Tigre (Bs.As.). En cuanto al menor, por amparo de la Ley, está al resguardo de su madre, aunque seguirán insistiendo en la manera de proteger a la sociedad, incluso protegerlo de sí mismo, en base a su patología.


0 Comentarios
Publicado el 29/02/16


Radio WEB