Bacteria mortal: desde Salud Pública pidieron estar “atentos” pero “no desesperarse”

Tras la alarma que generó en todo el país la muerte de seis niños a causa de la bacteria streptococcus pyogenes, la directora de Epidemiología del Chaco, Mariela Fabiani trató de llevar tranquilidad a las familias chaqueñas al señalar que no son casos que se puedan trasladar a la población en general. Pidió “estar atentos” pero “no desesperarse”.


“Esto que ocurre en Buenos Aires son situaciones extremadamente graves porque han muerto personas pero no es una situación que podamos trasladar a la población general. Fueron casos puntuales”, dijo la directora de Epidemiología del Chaco, Mariela Fabiani, al referirse a la bacteria streptococcus pyogenes que se cobró la vida de seis niños en pocos días.

“Esta bacteria está en la piel o en las vías respiratorias de las personas y muchas veces ni siquiera provoca síntomas”, explicó Fabiani. “Lo que es frecuente es que provoque enfermedades comunes y habituales en los niños como faringitis u otitis, pero no con este desarrollo inusitado de la enfermedad. Por eso no podemos trasladar esta situación tan puntual y tan rara a cualquier infección respiratoria que tenga un niño”, añadió.

“El doctor (y ministro de Salud del Chaco, Luis) Zapico me había comunicado esta situación pidiéndome que me informara con la Secretaría de Salud de la Nación y ellos no han emitido ninguna alerta hasta ahora. Me respondieron que iban a analizar los casos para ver si ameritaba algún alerta nacional y hasta el momento no lo han hecho. Así que no tenemos más información que la que nos brindan los medios de lo que se informa y lo referentes de cada hospital”, indicó.

Fabiani reconoció en este marco que si bien los casos que se produjeron fueron fatales “de ninguna manera podemos decir que un chico con esta bacteria va a evolucionar de esta manera tan tórpida”. “Esta bacteria produce enfermedades leves, como una otitis, por ejemplo. Pero esto no quiere decir que se va a complicar”, dijo.

“Cuando hay este tipo de enfermedad invasiva que puede llevar a la muerte, el chico tiene un quebrantamiento del estado general. No solamente es un cuadro febril o un simple dolor de garganta. Y es una enfermedad que en horas evoluciona. No es un nene que va a estar con dolor de garganta y un poco de fiebre jugando”, explicó. “Entonces también vale decir a la mamá que preste atención y vaya a la consulta porque automedicar al niño puede enmascarar un cuadro más grave y retrasar el diagnóstico oportuno. Pero tampoco desesperarse porque no cualquier dolor de garganta evoluciona de esta manera tan tórpida”, sostuvo.

Aclaraciones

Por otra parte, ante la demanda creciente en guardias de familias asustadas, la Sociedad Argentina de Pediatría publicó un documento con una serie de aclaraciones sobre la bacteria streptococcus pyogenes. Aclaró que causa un amplio espectro de enfermedades: desde cuadros leves como faringitis, impétigo y escarlatina hasta infecciones invasivas que, en algunos casos, pueden provocar mortalidad. Afecta mayormente a menores en todo el rango de edad pediátrica.

Pero también la pueden padecer adultos. El diario Clarín replicó el comunicado que señala que pueden existir determinados factores de riesgo en niños que hacen más frecuente que un cuadro pase de ser primario o moderado a una infección invasiva grave (en sangre, órganos y huesos).

Estos son: padecer o haber tenido varicela recientemente, infecciones de piel y partes blandas, infección de herida quirúrgica, infecciones virales previas y alguna condición subyacente relacionada con la inmunidad del paciente. La puerta de entrada de las infecciones invasivas suele ser especialmente la piel y secundariamente las mucosas. Es importante destacar, aclara la SAP, que las infecciones invasivas raramente suceden a la faringitis.

En el mismo comunicado, la SAP se dirige a los médicos y les pide revisar al paciente sin ropa, establecer que la fiebre no sea por otra causa y si el cuadro incluye faringoamigdalitis sobre todo en mayores de 3 años, o menores de 3 que vayan a Jardín Maternal, tomar una muestra y realizar un cultivo rápido.

Acto seguido, explicar a los padres que esta es una patología muy frecuente en pediatría, principalmente entre 4 y 10 años, mayor en esta época del año y que con tratamiento adecuado con penicilina durante 10 días vía oral, las posibilidades de complicaciones son muy infrecuentes.

Además, señalar que los tratamientos que se cortan antes de tiempo tienen mayor probabilidad de recaídas y que si un hermano u otro familiar comienza con fiebre hay que consultar de nuevo a un profesional. ¿Cuáles son los signos de alarma que obligan a volver a la Guardia o consultar al pediatra? Si el paciente persiste con fiebre elevada o mal estado general, rechazo del alimento, decaimiento evidente o cambios en la coloración de la piel debe concurrir nuevamente y de inmediato a la guardia.


0 Comentarios
Publicado el 13/09/18


Radio WEB