Fiduciaria envió a Fabricaciones Militares la primera carga de linter de algodón

Fiduciaria del Norte S.A. envió, desde la planta deslintadora ubicada en Villa Ángela, la primera carga de linter de algodón con destino a la fábrica de la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) emplazada en Villa María (Córdoba).


El despacho se enmarca en el convenio subscripto entre la Provincia del Chaco y el organismo nacional. En vistas del potencial de producción que tiene este subproducto, la compañía chaqueña comenzó a estudiar las posibilidades de exportación.

 

El linter de algodón es un subproducto que el Chaco produce y cuya comercialización agregó un eslabón más al proceso productivo de integración de la cadena de valor algodonera. Este insumo resulta estratégico para Fabricaciones Militares, que lo utiliza para producir materiales para uso civil y para el desarrollo de la industria de defensa nacional y la minería.

 

A través del mencionado convenio, la Provincia garantizó al organismo nacional la provisión de linter de algodón, con una entrega prevista de 90 a 120 toneladas por año, por un plazo de ocho años.

 

En ese marco, luego de algunos meses desde el inicio de producción de la planta deslintadora, la actual gestión de Fiduciaria del Norte S.A., con el respaldo del Ministerio de Industria, Empleo y Trabajo del Chaco, concretó el primero de varios despachos previstos del subproducto algodonero.

 

Para asistir el funcionamiento de dicha planta, que se encuentra activa desde esta campaña, fue constituido hace unos años el Fondo Fiduciario Chaco de Producción Estratégica, bajo la administración de Fiduciaria del Norte.

 

“La elaboración de linter de algodón le permite a la Provincia seguir avanzando en la integración de más procesos industriales en la cadena algodonera”, destacó el vicepresidente de Fiduciaria del Norte, Adrián Atanasoff, quien en Villa Ángela verificó la partida del primer equipo con 28 toneladas del insumo.

 

A la vez, el funcionario confirmó que ya existen ofertas para la exportación del producto, lo que demuestra que la Provincia sigue generando nuevos mercados para su producción primaria, con la premisa excluyente de aumentar el valor agregado en origen.

 

Más producción

 

La estabilización de la producción de linter de algodón y la seguridad de la demanda, permitirán explorar alternativas en otros mercados internos y externos, para lo cual se plantea como meta aumentar las toneladas producidas. “Vamos a trabajar con las cooperativas algodoneras de la Provincia, para que puedan producir linter de algodón y así participar de la colocación del insumo en nuevos mercados”, reveló Atanasoff.

El linter de algodón es el producido que se obtiene a partir de la semilla, la que es sometida a un proceso mecánico, cuyo resultado es una fibra que, por sus características, resulta ideal para la fabricación de nitro-celulosa, un componente estratégico de la industria militar.

 

Ese insumo, de alta demanda a nivel mundial que actualmente Argentina importa, es generado desde la presente campaña por la planta deslintadora que funciona en el predio de la desmotadora ubicada en Villa Ángela, que en conjunto administran Fiduciaria y la Compañía Logística del Norte S.A. (Colono).

 

Gran demanda de múltiples industrias

 

El proceso de industrialización de la cadena textil en la Provincia creció exponencialmente en los últimos ocho años. A través de distintas dependencias del Gobierno, y con principal impulso del Ministerio de Industria que lidera Sebastián Lifton, fue fortalecida la cadena de valor textil, hasta terminar por plasmar en la realidad el slogan “Sembrando algodón, cosechando moda”.

 

En ese contexto, Chaco consolidó cada eslabón, desde la producción de algodón, pasando por el desmote, la producción de hilados y telas a través de las hilanderas radicadas en este territorio, hasta las etapas finales de la cadena textil con la confección y diseño de las prendas que se comercializan en mercados locales, regionales e internacionales.

 

“Todavía falta camino por recorrer, porque el algodón tiene muchos subproductos hoy sin aprovechar en nuestra región, y debemos avanzar en buscar las inversiones para industrializarlos y así darles mayor valor a nuestra producción”, señaló Atanasoff.

En ese marco, destacó los notables avances del Chaco en la industrialización de la cadena textil, pero resaltó que el algodón es también un insumo muy demandado por otras industrias como la farmacéutica, de explosivos, de pinturas y de papel, entre otras.

“Los nuevos desafíos de la industrialización del algodón en el Chaco están dados por la continuidad en el crecimiento e integración de la cadena textil, por un lado; y, por otro lado, en la industrialización de subproductos como la semilla de algodón y otros derivados del algodón”, concluyó.

 


0 Comentarios
Publicado el 02/10/15


Radio WEB