Villa Ángela: Docentes y alumnos sufren el frío en obra de una Escuela sin terminar

La directora de la EEP Nº837 del Lote 20 señaló que la obra a medio terminar deja expuestos a las inclemencias climáticas a los niños que asisten diariamente a este establecimiento. Los trabajos se paralizaron el año pasado y continúan sin ejecutarse, ya que la empresa se retiró del lugar.


La docente explicó que se “acondicionaron” aulas, pero las puertas y ventanas están mal puestas y no pueden contener la crudeza de este invierno chaqueño. Las dependencias a medio ejecutar son aulas grandes con pisos de tierra, aberturas mal colocadas y techos de chapa, lo que las convierten en una odisea para docentes y alumnos al momento del dictado de clases. Rosa Rivero, directora de la EEP Nº837 del Lote 20 de Villa Angela, señaló que "nosotros estamos en malas condiciones. La obra se paró el año pasado; y si bien se dijo que en marzo iban a arreglarnos parte del establecimiento, eso no pasó".
"Directamente la empresa se retiró de la escuela, y esto hizo que este año nosotros nos encontremos con las falencias que teníamos el año anterior. No teníamos puertas en los salones, algunos salones no tenían ventanas. Con el señor Almirón, coordinador de la Unidad Regonal del Sudoeste,pudimos poner algunas ventanas y puertas y reinaugurar salones donde dar clases; pero estos tienen pisos de tierras y los revoques son nada más que gruesos. Se colocaron algunos focos, se reinstaló la luz y se acomodaron un poco algunos salones como para estar trabajando en este momento", agregó Rivero.

Bronca y mucha tristeza.
En la parte principal de la escuela hace mucho frio, si bien tienen sus puertas y ventanas, éstas no están bien colocadas y son salones grandes. La sensación que uno tiene es de bronca y mucha tristeza. Cuando hablamos de educación, cuando hablamos de los niños, cuando ponemos los ponemos por delante, tenemos que ser muy consciente de lo que decimos", sostuvo la directora de la EEP Nº837.
Asegurando que, "lamentablemente, nos genera mucha impotencia el hablar, hablar y hablar sin tener una respuesta. Yo tengo 33 años de servicio y a mí esta situación me da una tristeza terrible porque no debería ser el modo en el que debemos estar trabajando". "Nuestros alumnos tienen frío y los salones no están en condiciones, y estamos haciendo lo imposible para que ellos no pierdan sus clases y estén contenidos", concluyó la docente.


0 Comentarios
Publicado el 23/06/16


Radio WEB